Campos de oro

Durante estos días de transición entre primavera y verano el campo mediterráneo se tiñe de oro. Oro espigado cuando todavía no se han recogido los cereales de los ondulados campos de secano y oro pajizo cuando ya se ha realizado la siega primaveral en los campos de cebada y trigo de invierno. Esos paisajes fugaces todavía se pueden ver con frecuencia en los extensos secanos del campo de Moratalla y Caravaca, donde no es raro contemplar la celebre trilogía mediterránea: vid, olivos y cereales.

Pues esa es una muestra de lo que ofrece la Comarca del Noroeste: pequeños placeres visuales durante el camino.