Rincones secretos de los paisajes murcianos: Los huertos tradicionales de la úmbría del Castellar

En la Región de Murcia y el sureste peninsular abundan los pequeños rincones con elevadisimo valor ecológico y paisajístico. Muchos de ellos son ideales para descubrirlos en bicicleta y otra, como los que presentamos ahora, lo son para descubrirlos andando.

Nuesto paquete de senderismo en Sierra Espuña dedica un día entero a pasear en Bullas y por sus alrededores. Aprovechamos entonces para que nuestros clientes descubran un rincón muy bonito y desconocido: los huertos tradicionales de la umbría del Castellar.

Recogemos la descripción que se hace de ellos en la publicación Bioitinerario por el Noroeste:

En las terrazas fluviales de la Cuenca Alta del Río Mula, en la umbría del Cerro Castellar, se encuentran una de las mejores representaciones de huertos familiares del territorio, en un espacio de gran singularidad ambiental y paisajística. Las microparcelas se encuentran en contacto o bien con los cultivos del Llano de Bullas, en la margen derecha del río; o bien en ecotono con pinares y matorrales. Hay intercalaciones de vegetación de ribera en el sistema de riego y en los ribazos. En otoño, antes de la caída de las hojas, el área cobra un colorido espectacular por la variabilidad cromática que presenta la mezcla de frutales con la vegetación asociada.

Estampa otoñal en los huertosfamiliares de la Umbría del Castellar (Bullas). Autor: Alex Rodier

Estampa otoñal en los huertosfamiliares de la Umbría del Castellar (Bullas). Autor: Alex Rodier

Los cereales de secano eran los cultivos dominantes. Los frutales se situaban en los márgenes de las parcelas, o asociados a los cereales, en un marco muy amplio. En la actualidad, se mantiene el manejo tradicional de los cultivos, con gran diversidad de cultivos. Sobre microparcelas de menos de media hectárea conviven numerosas especies leñosas (albaricoqueros, ciruelos, cerezos, oliveras, nogales, perales, manzanos, vid, almendros…) y herbáceas (tomates, pimientos, berenjenas, calabazas, patatas, judías, habas,…), con una gran diversidad estructural, espacial, temporal y funcional. Además, aún se conserva una alta variabilidad de recursos fitogenéticos, debido a que se mantienen en cultivo variedades antiguas de frutales (peros de mata, peros de invierno, ciruelas manga de fraile, almendros garrigues, marconas,…) y guardan las semillas de numerosas variedades locales de judías (paniceras, morunas, de manteca, del gancho), tomates (cehegineros, de muchamiel), melones (tendrales, piel de sapo), que intercambian a menudo con sus vecinos. No obstante, cade vez son más los que compran el plantel en el mercado local. Los cereales y plantas forrajeras (alfalfa), prácticamente han desaparecido de las zonas de huerta. De igual modo, se ha producido una disminución de la diversidad de frutales, así como del cultivo de patatas.

Pequeñas parcelas de los huertos familiares de la Umbría del Castellar (Bullas). Autor: Alex Rodier

Pequeñas parcelas de los huertos familiares de la Umbría del Castellar (Bullas). Autor: Alex Rodier

El riego las huertas se hacía, no a partir del agua del Río Mula, propiedad de los regantes de Mula, si no de la Fuente del Molinar. La apertura de varios pozos en áreas próximas que vertían sus aguas al cauce del Río Mula, secó la fuente hace un par de décadas e hizo peligrar los cultivos. Tras unos años de disputas con los regantes de Mula, se acordó el suministro del agua necesaria para el mantenimiento de las huertas.

Siguiendo la acequia principa se puede recorrer todos los huertos hasta el Salto del Usero (Bullas) Autor: Alex Rodier

Siguiendo la acequia principa se puede recorrer todos los huertos hasta el Salto del Usero (Bullas) Autor: Alex Rodier

Uno de los valores agroecológicos durante siglos fue la actividad ligada a varios molinos hidráulicos para la obtención de harinas procedentes de los numerosos campos de cereales del entorno de Bullas. Hoy sólo quedan dos molinos, restaurados y destinados uno a educación ambiental y otro a turismo rural.

El río Mula, en el tramo delimitado, es un área utilizada de forma tradicional como zona de baño, aprovechando las numerosas “vaeras” (nombre asignado a las pozas excavadas por el agua en el cauce del río). La más visitada, sin duda, es la del Salto del Lucero, donde el agua se descuelga desde una altura de unos 10 m de altura, que es aprovechada por los más arriesgados como trampolín.

Salto del Usero en Bullas. Autor: loloflckr

Salto del Usero en Bullas. Autor: loloflckr

Aproveche nuestras propuestas de rutas de senderismo o bicicleta en Bullas para descubrir los Huertos familiares de la Umbría del Castellar: http://www.entretierras.com/es/rutas/enogastronomia